domingo, 19 de diciembre de 2010

Fotografía de miniaturas [01 - Preparar la escena]

Para muchos de nosotros (entre los que aún me incluyo), fotografiar el resultado de nuestros esfuerzos en la pintura de miniaturas puede convertirse en un auténtico calvario.

Lo más común es que las fotografías salgan movidas, desenfocadas o con unos colores que no son precisamente los que hemos pintado.

Ni soy ningún experto en fotografía, ni mi cámara es precisamente de lo mejor del mercado (tengo una Fuji FinePix S2000), pero la verdad es que leyendo algunos tutoriales y realizando algunas pruebas he conseguido mejorar la calidad de las fotos y aunque no soy muy dado a los tutoriales, pues aún tengo mucho que aprender, creo posible que alguno que otro pueda al igual que yo mejorar la calidad de sus fotos.

Esta es la primera parte de la que pretendo sea una serie de tres o cuatro tutoriales sobre fotografía de miniaturas, enfocada principalmente en fotografía de miniaturas individuales, pero fácilmente extrapolable a regimientos o miniaturas más grandes. Esta primera parte se centra en la escena donde vamos a fotografiar la miniatura, las otras serán los ajustes de la cámara y la exposición de la fotografía propiamente dicha, los ajustes de la imagen digital y la creación de una caja de luz muy sencilla y económica que mejorará la calidad de nuestras fotografías.

1. PREPARACIÓN DEL ENTORNO.



En la fotografía sobre estas lineas (sacada con un teléfono móvil) podemos ver una disposición típica a la hora de fotografiar una miniatura. En ella podemos ver los elementos necesarios para la fotografía: la miniatura, la cámara (con trípode), la luz, el fondo y una caja de luz casera (se verá en otro artículo). También podemos ver en el visor de la cámara el encuadre de la miniatura.

Lo primero es preparar la zona donde vamos a colocar nuestra miniatura, en mi caso la caja de luz casera. Si no disponemos de caja de luz usaremos simplemente una caja o similar en la parte trasera para sujetar el fondo.

1.1. EL FONDO

Lo siguiente es colocar el fondo. El fondo debe ser lo más neutro posible y en principio debe resaltar la miniatura y no comérsela. Por la red existen varios fondos que podemos descargar, la mayoría de ellos con una textura de nubes o niebla que funciona realmente bien. También puede ser que tengan algún tono, con el cual buscamos un contraste o un equilibrio con los tonos propios de la miniatura a fotografiar. Otro fondo clásico que podemos encontrar en la red es un gradiente, generalmente desde un color azul a blanco. Si no disponemos de la ocasión de utilizar ningún fondo texturizado lo mejor es usar una cartulina, al ser posible gris mejor que blanco. En mi caso he utilizado un fondo con textura de tipo niebla, pero con la zona central más iluminada, lo que ayuda a enmarcar la miniatura y que destaque más. El fondo lo he extraido de este blog.

Además del color o textura del propio fondo lo más importante es colocarlo ocupando suelo y pared de fondo y manteniendo un curva suave entre las dos superficies, para dar una sensación de infinito como puede verse en la primera fotografía.

1.2. LA LUZ

La luz es posiblemente el aspecto más importante a la hora de realizar cualquier fotografía, y en el caso de la fotografía de miniaturas y debido a algunas particularidades de los ajustes de la cámara, la cantidad de luz que necesitaremos es bastante significativa.

Básicamente podríamos hablar de dos tipos de luces: natural y artificial.

La luz natural, debido a que su color es blanco, debería ser la más adecuada, ya que no alteraría los colores de nuestro trabajo. Sin embargo, su naturaleza cambiante (no es lo mismo la luz de una mañana de verano que una tarde de invierno en incluso un día con nubes cambia por momentos), hace que sea muy difícil de prever, por lo que en principio utilizaremos luz artificial para poder trabajar en condiciones más controladas.

Al utilizar luz artificial, tenemos varias opciones de bombillas. Las bombillas incandescentes clásicas o las más modernas de ahorro energético no proporcionan una luz amarilla. Por el contrario una luz de tubo de neon nos dará una luz azulada. Existen sin embargo en el mercado bombillas especiales de luz blanco a solar, perfectas para esta labor y son por lo tanto las más aconsejables.

Personalmente no puedo invertir en un buen equipo de fotografiado, por lo que me trabajo con un simple flexo de tubo de neon que no es el más adecuado. Sin embargo, con los ajustes adecuados en nuestra cámara podemos lograr resultados suficientemente óptimos.

1.2.1. SISTEMAS DE 2 Y 3 LUCES

El objetivo de la luz en la fotografía es, evidentemente, iluminar el objeto que vamos a fotografiar. Pero además no solo basta con iluminar, sino que debemos tratar de eliminar con la luz la mayor cantidad de sombras posibles. A tal efecto, los sistemas de dos lámparas, y aun más los de tres son los ideales.

En los sistemas de dos lámparas utilizamos la luz de dos lámparas situadas a ambos lados de la cámara y el objeto de la fotografía con lo que al cruzar las luces eliminamos la mayoría de las sombras propias de nuestra miniatura.

En el sistema de tres lámparas, además, añadimos una tercera que ilumina el fondo, eliminando la sombra proyectada.

Lo ideal además sería difuminar esta luz con algún tipo de difusor (como un papel vegetal o de cebolla) o una caja de luz más o menos profesional.

1.2.1 SISTEMA DE UNA LÁMPARA CON CAJA DE LUZ

Como he comentado antes, tan solo dispongo de una fuente luz, por lo que en mi caso suplo la carencia de varios focos con una caja de luz casera que me proporciona el resto de focos de luz restantes.

Si habéis observado en la fotografía del principio, mi flexo tiene al menos la ventaja de ser alargado y por lo tanto disponer de una superficie emisora mayor a la de una sola bombilla. No obstante, para mejor la emisión de luz utilizo la caja de luz, cuya función básica es la de rebotar la luz de mi lámpara en varias direcciones y lograr un efecto similar al de los sistemas de varias luces, pero con tan solo un punto de luz. De este modo las paredes laterales y el techo de la cja se convierten en nuevos focos de luz. Así de sencillo.

Otro tema importante es la colocación de mi fuente de luz. Personalmente prefiero colocarla justo sobre mi cámara, para evitar que esta incida sobre el objetivo y al mismo tiempo minimizar las sombras propias de la miniatura.



Sobre estas líneas el resultado de la fotografía. En el próximo artículo mostraré los ajustes de la cámara.

Espero que os haya gustado y si tenéis alguna duda o no estáis de acuerdo con algo, simplemente dejad un comentario.

Un saludo. JJ.

8 comentarios:

  1. ¡Un tutorial muy interesante!Deseando de ver como haces la caja. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado el artículo. Espero con impaciencia el resto.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra mucho vuestro interés por el artículo y espero que la segunda entrega ya publicada con la construcción de la caja de luz sea igualmente de vuestro agrado.

    Un saludo. JJ.

    ResponderEliminar
  4. Me ha parecido un tutorial muy interesante. Si no te importa pongo un enlace en mi blog para el tuyo. ¡Pásate y echale un vistazo a mi blog!
    Un saludo.
    http://atresomas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Me laegra que siga despertndo interés y os haya gustado el artículo y gracias por el link. Siempre es de agradecer.

    Un saludo-

    JJ.

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante. Estoy siguiendo tus consejos para hacerme una caja de iluminación. ¿Alguna recomendación para la impresión de esos fondos neutros?

    ResponderEliminar
  7. Bueno, lo mejor que te puedo aconsejar es la web de donde yo saqué los míos:

    http://corvusminiatures.blogspot.com/2010/04/cloud-backdrops-for-your-miniature.html

    También cualquier fondo que encuentres, generalmente en escala de grises, puede servir.

    Por último, me he dado cuenta que los fondos oscuros suelen realzar más la miniatura pues por contraste, si el fondo es muy claro, ésta queda muy oscura.

    ResponderEliminar